Furukawa Institute

(GMPOST) Hojas del Árbol Celeste (Autoconclusivo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(GMPOST) Hojas del Árbol Celeste (Autoconclusivo)

Mensaje por Furukawa Staff el Vie Dic 18, 2015 1:24 am

En ese lugar, había una tranquilidad profunda...

Miles y miles de kilometros, hectareas y millas de un vasto valle sin plantas, la tierra purpura y el cielo verde, yacía solo un enorme árbol en donde una pequeña mujer de cabello negro descansa sus pies descalsos en una de las gigantes raices que brotan de este. Luces bailan alrededor del inmenso arbol de follaje celeste. Los hermosos cabellos de la mujer tienen pequeñas hojitas brotando entre ellos, como si trajera una corona de flores encima. Su voz, melodiosa y cálida tararea con suavidad una melodia amable y lenta, como un arruyo.


Detrás de ella, un par de pasos se escuchan, un hombre de hermoso ropaje plateado y cabello negro camina lentamente en dirección a la mujer. En sus brazos una pequeña flama purpura la cual baila tranquilamente como un niño recien nacido alegre.
- Sabes que este no es lugar para ustedes - murmura ella sin voltear a verlo.
- Detuve su alma antes de que fuera hacia su nuevo amo... ese hombre...
- Ese hombre le salvo la vida y llena de luz y esperanza a su alma - dice la mujer volteando tranquilamente - Un demonio y un niño... ¿Esto es algo que hayas visto antes?

El hombre sonrie tranquilamente.
- Por que nunca sonries así con él? - pregunta bajandose de la raiz y cayendo, dejando salir cesped de sus pies al tocar e - El sería muy feliz.
- .... - el hombre tarda un segundo en contestar- Por que desde que te fuiste... le he fallado.
- No digas eso - sonrie ella amablemente - Tu me diste mucha felicidad y me cuidaste desde que nos conocimos... El hecho de que ahora nuestros caminos se hayan dividido no significa que sea un fallo... Me gusta creer que mi nueva vida ahora trae tranquilidad a las personas... darkhas o no...
- Justo como siempre quisiste... -murmura él acercandose a ella y extendiendo sus manos para entregarle la flamita - Justo como él piensa tambien...

La mujer toma la flama entre sus manos y esta toma la forma de un niño... Ian Silverwing... quien se encuentra dormido tranquilamente. La mujer lo mira con una sonrisa, sin embargo lagrimas comienzan a caer.
- Ojalá pudiera hablar con él... decirle cuanto lo amo... - murmura ella aun sonriendo, pero su rostro muestra el dolor de las circunstancias... - Es tan chiquito... pero es igual a ti...
- No.. - murmura Ellioth viendolo - Su alma es igual a la tuya...

Ellioth y Elizabeth miran el hermoso cielo en La Brecha entre La Vida y la Muerte donde el tiempo no pasa. Por sólo un momento, la familia Silverwing se reune.
- Elizabeth... -murmura Ellioth con un dejo de preocupación.
- Lo sé... pronto acabará mi tiempo en este mundo... - murmura ella acariciando el cabello de Ian - el mundo entrará en una nueva era pronto y no seré requerida... en ese momento mi alma podrá viajar a la brecha y reencarnaré como debe de ser...
- ...
- No te preocupes... - agrega sonriendo - Agradezco tener la oportunidad de estar cerca de mi hijo, al menos en esta forma... es una lastima que tu tambien tengas que dejarlo una vez más.
- Es... la única manera que puedo ayudarlo..- murmura serio -... confio en él plenamente.. estoy seguro que seguirá creyendo en sus ideales y se transformará en un hombre digno que ve por los mas debiles.. y que busca la paz en el mundo...
- Como tu Wink
- Como tú...

Ellioth comienza a brillar mientras que frente a él aparecer un libro enorme con detalles plateados y una pluma negra. Este toma la pluma y observa a Elizabeth una vez más asintiendole. Ella le sonrie calidamente y asiente.

"Ian Alexander Silverwing Lowen volverá a la vida una vez más, por azares del destino y comandado por Ellioth Silverwing, Guardián de la Razón..."

Mientras el hombre escribe. Elizabeth besa la frente de su hijo y le deja caer unas lagrimas en sus mejillas.
- Mi querido Ian... tal vez nunca escuches estas palabras de frente... pero quiero que sepas que desde antes de nacer, desde que eras solo un pensamiento de amor entre tu padre y yo... yo te he amado. Perdoname... por no estar a tu lado en los momentos dificiles, en los momentos de frio, de felicidad o de angustia. Pero siempre ...

Elizabeth se interrumpe al momento que Ian abre los ojos. Este observa extrañado a la mujer que lo carga, intentando identificarla.
- Pero siempre estaré en tu corazón... siempre... te amo... mi bebé...
- M...Mamá...?

Justo en ese momento, el alma de Ian desaparece volviendo a la realidad, viajando en dirección a su cuerpo. Elizabeth voltea con los ojos llenos de lagrimas a ver a Ellioth quien cierra su libro y voltea a ver a su esposa con lagrimas en los ojos.
- Siempre estarás en mi corazón... Elizabeth Lowen... - murmura Ellioth con una sonrisa amplia - Eres lo mejor que me pasó en la vida....
- Te amo.. Ellioth... - le dice al momento que ella camina hacia él y se desploma sobre ella, completamente muerto... - Es hora de dormir...

Su cuerpo comienza a desvanecerse, dejando solo un alma exactamente igual a la de Ian pero mas grande que Elizabeth toma entre sus brazos y abraza con ternura.
- Dulces sueños... mi amor...
avatar
Furukawa Staff
Admin

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 18/05/2015

Ver perfil de usuario http://furukawa.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.